China

Wuhán, ciudad de la Grulla Amarilla

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Wuhán es la capital de la provincia de Hubei, en la parte centro-este de China. Es conocida por su legendaria Torre de la Grulla Amarilla, y está situada en la confluencia de los ríos Yanzi y Han, de tal forma que las primitivas 3 ciudades separadas por dichos ríos, a partir de 1927 se constituyeron en una sola ciudad, cuya población supera los 10 millones de habitantes en la actualidad. El clima de la región está condicionado por los monzones, así que ha sufrido constantes inundaciones, pero la construcción de la Presa de las Tres Gargantas ha dado la confianza para paliar los problemas que se ocasionan todos los años.

Históricamente, en esta ciudad se desencadenó el levantamiento militar que en 1911 se opuso al régimen de la dinastía Qing, acabando con una era de imperialismo chino. Así que podemos hablar de Wuhán como la cuna de la República de China. La mítica Torre de la Grulla Amarilla se construyó en el año 223 y tras ser destruida por un incendio, se reconstruyó en el año 1981 conservando el estilo original.

Los lugares de interés son numerosos. Wuhán es pionera en tecnologías energéticas en China, como lo demuestra su centro espectacular de energías alternativas y de tecnología Láser en su Universidad. La ciudad también es un núcleo importante científico, industrial, comercial y financiero y su Aeropuerto Internacional de Wuhan Tiahne traslada anualmente a más de 11,5 millones de pasajeros. En cuanto a sus parajes naturales, la región está rodeada de fantásticos lagos, como el Lago del Este, desde el que zarpan Cruceros de lujo en dirección a Las Tres Gargantas. Sus barrios antiguos son muy visitados, con los típicos carro-taxi tirados por el propio taxista, en el que encontramos una gran variedad de restaurantes, teatros y museos, como el Museo Provincial de Hubei. Para el alojamiento, las alternativas son numerosas: hoteles de lujo, hostales, albergues y casas de alquiler de todo tipo.

Toni Ferrando.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *